Get Adobe Flash player
Inicio Diputada Rosario Villca MAMÁS ASAMBLEÍSTAS ENTRE EL DEBATE DE LEYES Y SUS FAMILIAS

MAMÁS ASAMBLEÍSTAS ENTRE EL DEBATE DE LEYES Y SUS FAMILIAS

Extractado del Periódico Página Siete en su edición del lunes 23 de mayo de 2016:


"Mi hijo pequeñito a veces dice mi mamá es la diputada...”, cuenta una asambleísta nacional a propósito del Día de la Madre, que se celebrará el próximo 27 de mayo. Cinco parlamentarias cuentan  lo complejo que llega a ser la combinación mamá-asambleísta. No obstante, todas expresan alegría, dado que -aseguran-  que el  sacrificio que efectúan es por trabajar para el país y para sus hijos e hijas.

A pesar de estar la mayor parte del tiempo en un trabajo "altamente demandante”, ellas se dan modos para ayudar en las tareas a sus hijos, llevarlos al parque, recogerlos del colegio e incluso para compartir un churrasco de vez en cuando. Así como el rol de asambleístas es "casi 24/7”,  explican que buscan no descuidar  a su familia.

"Tenemos una responsabilidad con nuestros hijos en la educación, también en el aspecto laboral como legisladoras. En ese marco es sacrificado pero lo hacemos con gusto porque hay un compromiso de no sólo pensar en nosotros en el momento, sino en las generaciones que van a venir”, afirma la diputada por Chuquisaca del Movimiento Al Socialismo Alicia Canqui.

Esta asambleísta, quien tiene tres hijos, comenta que procura estar en contacto con ellos todos los días. "Hay que estar pendientes de todo”, sostiene. Confiesa que cuando su familia está unida se siente respaldada y fortalecida, incluso para trabajar horas extras si le toca.

"Para mí sobre todo, frente a cualquier responsabilidad, antes soy madre. Las otras responsabilidades las asumo pero ser madre está primero”, resume.

La  diputada de Unidad Demócrata Eliane Capobianco cuenta que es muy complicado para los parlamentarios que no son de La Paz  relacionarse con frecuencia con sus familias y, en este caso, con los hijos. Capobianco, que es representante de Santa Cruz, viaja al oriente del país cuando tiene su "semana regional”; y, aparte de seguir trabajando, busca darle tiempo de calidad a sus tres vástagos  (dos mujeres de 13 y 15 años y un varón de 23).

"Ellas quedan a cargo de su papá los días que yo me vengo aquí y no deja de ser duro porque muchas veces hay que renunciar a estar con ellas en momentos que quisiera estar”, explica Capobianco.

Como anécdota, cuenta que hasta antes de ser diputada siempre estaba pendiente de las tareas de sus hijas, pero que  con el tiempo  se dio cuenta que de a poco ellas aprendieron a "ser autosuficientes”. "Empecé a sentirme un poco rara las primeras veces”, comenta.

Cada que puede, comparte un churrasco con su familia. "Intentamos hacerlo por lo menos una vez a la semana”, dice.

La diputada oficialista por Oruro  Rosario Villca  tiene tres niños. Dice que como madre parlamentaria debe hacer hasta un triple trabajo para dedicar a sus herederos "tiempo de calidad”. "La parte de ser madre hemos tratado de cumplir en todos los momentos. Si bien no podemos llevarlos al colegio o recogerlos, tratamos de brindarles un espacio y calidad de tiempo mayor”, sostiene la legisladora.

Villca cuenta que cuando está en Oruro  y tiene un poco de tiempo, trata de llevarlos al parque y ayudarles en sus tareas; incluso, aquellos días que está con ellos  procura despertar más temprano para prepararles el desayuno y alistarlos para que vayan al colegio.

"Creo que mis hijos se sienten orgullosos. Mi hijo pequeñito a veces dice ‘mi mamá es la diputada’. Se dan cuenta del trabajo que desempeñamos como mamás y como mujeres”, afirma Villca con expresión de orgullo.

En tanto que la senadora montereña María Elva Pinckert, una de las representantes de Unidad Demócrata por Santa Cruz, considera que a pesar de ser una situación triste el "dejar a la familia”, esto se hace por un "bien mayor” que es dejarles a sus hijos y nietos un país mejor. Esta asambleísta tiene tres hijos, una mujer  de 35 años y dos varones de  32 y  30 años.

Cuenta que en más de una ocasión le tocó cantar el "cumpleaños feliz” a uno de sus seres queridos vía telefónica y a la distancia, debido a  sus labores como asambleísta. "Es triste dejar a la familia. A veces tenemos que cantarles los cumpleaños felices desde el teléfono o salir de madrugada y dejar las tareas de la casa”, afirma la senadora Pinckert.

Una de las "nuevas mamás” parlamentarias es Eva Copa. Con expresión tranquila relata que cuando asumió una de las senaturías titulares de La Paz por el MAS todavía era gestante. Hoy, su hijo tiene nueve meses y están "casi siempre juntos”.

Explica que la clave de ser mamá en un escenario como la Asamblea Legislativa es cuestión de organización y de saber administrar los tiempos. Comenta que en varias ocasiones acudió a las sesiones con su bebé en brazos.

"Mi bebé está conmigo en todo momento. Yo voy con él al trabajo. Cuando tengo que sesionar él está con la niñera”, afirma la parlamentaria.

Sobre ser madre y  tener  una responsabilidad como diputadas o senadoras, dos de los secretos  que menciona para hacer su vida llevadera es  ser organizada y responsable. "Pienso que el ser mamá no es ninguna dificultad para estar en el espacio en el que estamos”, comenta la legisladora Copa.