Get Adobe Flash player
Inicio

UN FALLO DE LA JUSTICIA INTERNACIONAL NO ACABARÁ CON NUESTRO DERECHO DE VOLVER AL MAR

* En los bolivianos vive desde que nacemos, este sentimiento que es mucho más fuerte que lo inapelable.


No cabe duda que el 1 de octubre de 2018 quedará para siempre en las páginas de la historia de Bolivia, porque después de largos meses de espera se anunció la lectura del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre la demanda marítima de los bolivianos y parecía que la ilusión de retornar al mar lo más antes posible, estaba a punto de hacerse realidad.

En Oruro, como en otras ciudades del país se habían preparado sendos festejos y en las horas previas, una vigilia para saludar lo que pensábamos, estaba llegando; mientras que en el vecino país de Chile, el mismo nerviosismo cobraba más fuerza con el pasar de los minutos.

Finalmente se conoció la totalidad del fallo. Por una amplia mayoría de 12 votos contra 3, los alegatos de Bolivia en torno a pedir que se negocie una salida soberana al mar fueron rechazados y tras cerrar los ojos por un instante; miles de sentimientos han recorrido el interior de los bolivianos.

Queda claro también que estos fallos son inapelables a nivel mundial y eso es lo que mas ha dolido; aunque claro el sentimiento y nuestro derecho para volver al mar no se han terminado porque es más fuerte que una resolución registrada en un papel con el rótulo de "irrevisable".

Es que desde que surgimos a la vida nos han enseñado que hace más de un siglo, una cobarde invasión del ejército chileno nos ha dejado sin una salida al Oceáno Pacífico y ese sentimiento lo llevamos por siempre y no va a ahora que lo tengamos que cambiar.

Habrá una serie de repercusiones en estos días, todas cargadas de intereses políticos por las circunstancias y la coyuntura en la que se da; pero al margen de ello nuestras aspiraciones no mueren y eso es lo más importante.

"Una puerta se cierra y otras más se abren", es el desafío para los bolivianos y en algo que pese a nuestras diferencias y la adversidad que ahora afrontaremos, nos llegar a unir en un solo pensamiento.

Como región favorecida por nuestra ubicación geográfica debemos permanecer alertas para asumir el rol fundamental que nos toca como nexo principal del comercio exterior en el futuro.

"Perder la calma, desesperarse y dejarse opacar por un fallo inapelable no es para los bolivianos. Estuvimos cerca pero no se pudo. Debemos permanecer unidos porque el día llegará.

EL MAR NOS PERTENECE. RECUPERARLO ES NUESTRO DEBER