Get Adobe Flash player
Inicio Asambleísta William Tórrez NO ACLARE!!!, QUE OSCURECE....

NO ACLARE!!!, QUE OSCURECE....

* Por William Tórrez Pérez


La preocupación de que se estuviesen trasladando reclusos de China para cumplir sus condenas en Bolivia, no puede ser menos que grande.

Frente al reguero de pólvora que ha desencadenado la noticia de este extremo, el canciller Huanacuni “aclaró”, a los medios que sus negociaciones con su homólogo chino son solamente “para los reclusos de nacionalidad boliviana en China”, empero llama poderosamente la atención de que pese a la intencionalidad que se podría calificar de “buena”, rápidamente el señor canciller no tenga conocimiento de la cantidad de ciudadanos bolivianos privados de libertad en China.

Es interesante que incluso antes de las negociaciones la autoridad desconozca estos datos, máxime cuando su intencionalidad es la del derecho humanitario.

Las respuestas del canciller por su falta de sustento técnico y pletóricas de retórica propia del populismo, sencillamente parecen declaraciones para “salir del paso”, en el sentido de que hay suma preocupación sobre el traslado de presidiarios chinos que inclusive y esperemos no sea cierto, estarían trabajando en el país en las múltiples y aparentemente intocables empresas chinas instaladas en Bolivia.

Recordando la historia, una materia pendiente en los personeros del gobierno, no podemos menos que estar consternados, puesto que las veces que un imperio instaló sus presidiarios en un territorio aparte, el resultado fue la virtual aniquilación de la población local y la “conquista” por parte del imperio, recordemos el caso de Australia, por ejemplo.

¿Será ese el caso de Bolivia, con el Imperio Chino?

Sinceramente, esperemos que no sea así y que, aunque no tenga ningún dato, las intenciones del máximo responsable de la política exterior boliviana sean las que ha declarado y proceda a obtener la información necesaria que pueda respaldar sus palabras y más que todo sus acciones.

Sin datos concluyentes, sin respaldo de sus afirmaciones, sin una respuesta satisfactoria a la preocupación del país sobre la “importación” de delincuentes, canciller no aclare que oscurece.