Get Adobe Flash player
Inicio Asambleísta William Tórrez SÍNTOMAS DE UNA CRISIS

SÍNTOMAS DE UNA CRISIS

* Por William Tórrez Pérez


Hace tres días apenas y en la misma línea de la subida de precios del consumo de electricidad, el gobierno ha resuelto el alza de precios de gas natural a la industria, según su consumo de hasta el 48% según estimaciones oficiales.

Siendo que la energía eléctrica consumida en Bolivia proviene hasta en un 70% de la quema de gas natural incluso por encima de las multimillonarias propagandas de “Bolivia corazón energético de Sudamérica”, las tarifas de consumo de electricidad dependen intrínsecamente de las tarifas de gas natural, tarifas que ahora suben con las consecuencias previsibles.

La excusa de comparar con los costes de “otros países”, es injustificable.

Los precios baratos de la energía lo son para atraer mayores inversiones de orden industrial productivo, ofreciendo una ventaja comparativa (esto para conocimiento que quienes gustan comparar con otros países) empero si estas aparentemente ventajosas condiciones energéticas no vienen acompañadas de una política fiscal cuando menos no como la boliviana y también si estas ventajas no vienen acompañadas de una normativa clara que brinde la seguridad jurídica necesaria e incluso un clima político-administrativo-judicial sin las manchas de las que sufre el actual, si no existen condiciones mínimas poco sirve la energía barata, como consecuencia, escasos emprendimientos productivos serán vistos; es más cada vez serán menos.

Y la historia de los últimos diez años refrendada por la palabra del ministro de hidrocarburos lo confirma, tristemente sólo 9 empresas poseen un consumo más o menos elevado de energía, eso ya dice mucho de la competitividad y productividad de todo el país, todo por la galopante necesidad de rentas (dineros) del gobierno para cubrir sus gastos de "actos" plurinacionales, para mantener la opulencia de los acólitos y representantes del sistema, para mostrar la imagen de “bonanza gracias a Evo”.

Síntomas de una crisis,  de un gobierno que no cuenta con un plan anti crisis.

El hecho sera las consecuencias de este alza, que finalmente las pagará el consumidor es decir el pueblo, puesto que subirán los costos de producción por parte del industrial y esto afectara en el bolsillo del ciudadano.