Get Adobe Flash player
Inicio Asambleísta William Tórrez UNA VISIÓN DIFERENTE SOBRE EL MUSEO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Y CULTURAL

UNA VISIÓN DIFERENTE SOBRE EL MUSEO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Y CULTURAL

Por: William Tórrez Pérez

Asambleísta departamental por Oruro

Escuchar audio de la entrevista (22 de mayo de 2017)

Inaugurado con pompa y sonaja (sin contar con todos los servicios), el Museo de Orinoca dedicado a la “persona” de Evo Morales, hoy recibe varias denuncias de parte de padres de familia por un presunto carácter OBLIGATORIO de visitar dicho museo.

Más allá del cuando menos cuestionable valor cultural, histórico e incluso turístico del mentado Museo, llama poderosamente la atención de que exista una OBLIGACIÓN de los estudiantes para ver el “museo”, aspecto que debe de ser cuestionado y mucho más INVESTIGADO tanto por una falta increíble de ética de parte de las autoridades como por una impresionante falta de sentido de la prioridad por parte de las autoridades de la gobernación tanto del sector de turismo como del sector de educación.

De ser cierta esta información, surgen las preguntas en estos dos sentidos:

UNO) ¿El gobierno está adoctrinando a los estudiantes?

Recordemos los tristemente célebres libros de “evito” que tiene claramente ese fin, al respecto de un adoctrinamiento también debemos recordar que los mayores y más brutales regímenes dictatoriales también buscaron y en algunos casos obtuvieron un adoctrinamiento “divinizando” al líder con los trágicos resultados que la historia demuestra.

DOS) ¿El gobierno ha perdido el sentido de la prioridad una vez MAS?

En este sentido el legado cultural e histórico de la lucha de los pueblos así como del inmenso patrimonio de las culturas indígenas y del mismo pueblo boliviano NO ESTA EN EL MUSEO DE ORINOCA, es decir si se busca que los estudiante conozcan la historia, la cultura y el patrimonio este “museo” sólo posee un muy pálido reflejo de esto.

Si se busca que el estudiantado conozca estos aspecto determinantes para construir la identidad nacional y la identidad orureña se debe de visitar de forma muy organizada y programada el patrimonio y la herencia contenida en los municipios mineros, el patrimonio de las ruinas de Alcaya, el patrimonio de las pinturas coloniales de Huachacalla, los restos del cuartel de Juan Lero el primer presidente indígena de Bolivia, a la cultura de los Urus en permanente lucha por su supervivencia, el inmenso tesoro histórico del Archivo de Poopó y otros muchos destinos que permitirán al joven conocer la historia, la herencia cultural y el patrimonio de los orureños.

Sin embargo, se estaría dando una preferencia al “museo” dedicado al ego, en total desmedro de los auténticos depositarios del legado histórico de Oruro y peor aún buscando un adoctrinamiento al estilo régimen dictatorial de los niños.

Esperemos que no sea una realidad estas supuestas órdenes, esperemos de que las autoridades tengan un resto de conciencia y ética y no hayan sucumbido a un lamentable, vergonzoso y tradicional “llunkerío”.